El análisis de la estructura de la población caracteriza a ésta según las peculiaridades que siguen a continuación:


  • Demográficas: composición por sexo y edad.


Es básico para entender la natalidad, mortalidad, fecundidad, migraciones. La diferencia entre sexos, la sex ratio o relación de masculinidad mide la relación entre hombres y mujeres. Actualmente se encuentra en el 96%. Las migraciones han influido en la oscilación general y regional de la ratio entre los sexos. La diferencia entre sexos se debe a la mayor mortalidad de hombres, la supermortalidad masculina.


La composición por edad es de gran interés por sus repercusiones demográficas, sociales, económicas,…De la edad de la población depende la fecundidad, equipamientos doSentes y asistenciales, previsión de futuro….


España presenta tendencia al envejecimiento (más del 23% de mayores) y reducción de la población joven. Las regiones con población más joven don Andalucía, Murcia y Canarias; las más envejecidas Aragón, Castilla-León y La Rioja.


La composición de la estructura por sexo y edad se observa en la pirámide de edades:


La de 1900 traduce el comportamiento de una población con altas tasas de natalidad y baja esperanza de vida todavía baja como consecuencia de las altas tasas de mortalidad. En la de 1950 se aprecia una base más reducida porque se reducen los nacimientos durante la Guerra Civil. Entre los 25 y 39 años se refleja la sobremortalidad producida por la guerra.
En la pirámide de 1991, la mortalidad de la guerra se refleja en las edades entre los 72-82 años. La gripe del año 1918 dejó su huella en las generaciones que ahora superan los 70 años. El déficit de nacimientos de la guerra se manifiesta en el grupo de edad entre los 50-55 años. Asimismo, la reducción de la base muestra el descenso de la fecundidad a partir de 1977.


En la pirámide de 2008 se aprecia:


  1. La ligera recuperación del grupo de 0 a4 años como consecuencia del cambio de tendencia en la fecundidad.
  2. La disminución de efectivos en los grupos de edad comprendidos entre los 5 y 15 años, consecuencia directa de la reducción de la fecundidad en los últimos años.
  3. El engrosamiento de los efectivos correspondientes a los grupos de 25 a 34 años fruto de la migración extranjera.
  4. El claro desequilibrio entre hombres y mujeres a partir del grupo de los 75 años y el mayor ensanchamiento de estos grupos fruto de la mejora en la esperanza de vida.


De la forma de la pirámide se desprende que la población española va camino de un progresivo envejecimiento de su estructura por edad. El fenómeno es interesante por las consecuencias sociales y económicas derivadas: incremento de recursos sanitarios y hospitalarios, mejora de servicios sociales y aumento del coste de las pensiones.


  • Sociales: estado civil y formación.


Analiza cómo se distribuye la población por estado civil, algo importante por la influencia que tiene sobre la fecundidad y sobre la formación o ruptura de hogares y familias.
Los datos del último censo indican un descenso de la población soltera, frente al crecimiento de otras condiciones de estado.
El descenso de la fecundidad a partir de 1970 es la causa de la menor cantidad de población joven y por tanto de población célibe. La mayor parte de solteros está entre los 20 y 50 años, a edades superiores, la soltería está más generalizada entre las mujeres.
Otro dato es el aumento de separados y divorciados debido al cambio social tan fuerte experimentado en España, que evoluciona hacia una sociedad más laica y liberal.
El descenso de la tasa de nupcialidad en España es similar a la media europea. El aumento de la población casada de los últimos años es coyuntural, consecuencia del crecimiento poblacional y del engrosamiento de la población adulta




  • Económicas: profesión, actividad, paro.


La economía de un país y su estabilidad política y social dependen en gran medida de los porcentajes de ocupación laboral y desempleo de su población. Esta información se recoge hoy en Encuesta de Población Activa (EPA).
La fuerza de trabajo o población activa ha ido aumentando desde 1900 siendo especialmente importante desde 1981 por el peso de la población adulta y por la incorporación de la mujer al mundo laboral. En el año 2000 la tasa de población activa estaba en 54.3%.
La distribución de población activa por edades refleja un fuerte peso entre los 30-45 años, colectivo que supone aproximadamente el 50% de la población activa.
La diferencia de la actividad según el sexo es apreciable. En el año 2008, la tasa estaba en 69.8% para los hombres frente al 50,46% para las mujeres.
Según las comunidades autónomas, las de mayor tasa de actividad son Cataluña, Canarias, Baleares, Madrid, Murcia, Navarra, La Rioja y P. Vasco. Por lo bajo destacan Asturias, las dos Castillas, Cantabria, Extremadura y las ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla con tasas sobre el 55% y que sufren efectos de emigración, atraso económico y envejecimiento de sus poblaciones.
La tasa de actividad española es una de las más bajas de la U.E.
Por sectores económicos el país ha sufrido un profundo cambio en el S.XX . Hay un más alto porcentaje de población dedicada al comercio y los servicios, menos a la industria y poco a la agricultura. La característica más sobresaliente ha sido la progresiva terciarización de la población activa, además de la mayor diversificación de la actividad productiva; importancia de nuevas actividades (informática, telecomunicaciones,…) aumento de actividades relacionadas con servicios personales y con empresas…
A partir de los años 70, la crisis, las reconversiones industriales y la incorporación de la mujer al trabajo hacen elevarse las tasas de paro. Actualmente la tasa de paro es muy alta. El fenómeno afecta desigualmente a las comunidades autónomas, estando Andalucía entre las de más alto porcentaje. Afecta a activos del sector agrario y de la construcción y más a mujeres que a hombres.
España es dentro de la U.E. el país de tasa más alta de desempleo.
Uno de los recursos más eficaces para el desarrollo es aumentar el nivel de formación para adaptarse a las exigencias del mercado laboral.
Aún queda población analfabeta en España, la mayoría mujeres de edad avanzada concentradas en Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura. Uno de los logros ha sido ampliar la escolarización hasta los 16 años y ampliar la igualdad de oportunidades para ambos sexos y diferentes estratos sociales




Es importante conocer las perspectivas de futuro de nuestra población. Son las siguientes:
  • Crecimiento moderado de la población seguido de un descenso.
  • Incremento de población anciana.
  • La fecundidad se seguirá reduciendo.
  • En mortalidad, la mujer mantiene la superioridad biológica y se cree que la esperanza media de vida seguirá aumentando.
  • En migraciones, se amplían los flujos intraprovinciales y se reducen los interprovinciales. La inmigración extranjera seguirá creciendo.
  • Progresivo envejecimiento de la población.

Espero que les haya alludado putos